Sólo lo que construimos permanece